El acabado para una receta perfecta, un plato con el aderezo en justa medida o un postre con una salsa bien distribuida reside en los instrumentos utilizados. Para colocar estos acabados en las preparaciones se suelen elegir los dosificadores de salsa o biberones de cocina, son los que ayudan en el proceso.

Estos indispensables accesorios son fabricados en plástico apto para cocina. Su forma es un bote plástico que acaba con una boquilla fina y alargada en su extremo, similares a un biberón. Con esa boquilla se logra elegir el lugar exacto para verter el aderezo o salsa y presionando el bote levemente a presión se dosifica la cantidad deseada.

La importancia de un buen dosificador se ve no sólo en el acabado del plato y su imagen, sino que cuando el cliente es quien se sirve el aderezo en poder regular la medida deseada y no experimentar manchas o accidentes. Esto suele ocurrir en lugares de comida rápida, restaurantes, bares o incluso heladerías que dejan los dosificadores para que el cliente se coloque a gusto, es por ello que es tan importante tener uno de calidad que transmita la intención clara del comensal sin inconvenientes.

Usos del dosificador e importancia de su calidad

Con las constantes tendencias gastronómicas, la importancia dada a redes sociales y al diseño en general, se ha transformado en un elemento primordial. Al usar el dosificador para realizar decoraciones, inscripciones o incluso personalizar una presentación para el cliente, se convierte en una herramienta que debe ser de calidad.

Si al momento de crear una decoración o de generar una figura por ejemplo en un postre el dosificador falla, volcando más cantidad de salsa, salpicando el plato o no logrando la forma por una mala boquilla, los resultados son irreversibles. Esto es debido a que al ser el paso final de la preparación puede llevar mucho tiempo volver a preparar el plato en caso de fallos, generar desperdicios y gastos extra.

Elegir un dosificador de calidad y tener de diferentes medidas para diversos usos es un paso inteligente en la práctica o comercio gastronómico. Los hay de diversas medidas 200, 250, 300, 400, 500ml es por ello que se puede optar por tener varios para usar según el destino del ingrediente o aderezo. Por último, es fundamental tener conocimiento de que las personalizaciones, aderezos y extras en el comercio gastronómico están en auge y por ello se requieren herramientas apropiadas.

  1. Dispensador Triple a presión 500 ml Dispensador Triple a presión 500 ml
    5,95 €
    Equivalente a (0,99 € / 1 PCS)
  2. Dispensador Doble a presión 200 ml Dispensador Doble a presión 200 ml
    2,70 €
    Equivalente a (0,45 € / 1 PCS)
  3. Dispensador a presión 360 ml Dispensador a presión 360 ml
    1,50 €
    Equivalente a (0,25 € / 1 PCS)